martes, 27 de marzo de 2012

"Sólo sé que sos todo para mi" Capitulo 2


Capitulo 2

Estábamos en la sala del hospital cuando mi papa llegó por fin.
Los tubos fosforescentes molestaban mi vista, el doctor dijo que no tenia nada y que solo había sido un corte, poco profundo.
— Que suerte que no te lastimaste tanto. Tené mas cuidado Bianca. mi mamá me decía puras palabras llenas de preocupación mientras papá nos miraba sin entender  por estábamos allí.
— No entiendo, ¿te cortaste con una chapa? ¿Qué pasó? dijo mi padre mirándonos a ambas de manera confusa.
— Como ya te contó mamá, unos chicos nos siguieron, ella pidió que me escondieran en el deposito de una heladería y me llevaron. Había muchas cosas rotas y trastos. Me corté con uno que no había visto.
¿Pero como estas ahora?- preguntó él preocupado.
¡Estoy bien! Ahora si me disculpan voy a ir al parque a pasear, ¿Puedo mamá o tengo que llevar un guarda espaldas? le dije con sarcasmo y burla en mi voz.
— Hija, sabes que nos preocupamos por vos, por eso estamos tan encima tuyo.
Si, ok, les preocupo, pero ¿Por qué no me dicen que querían esos chicos?.  mi mama se calló y miró a mi padre que, al parecer, buscaba una respuesta a mi pregunta.
— Son cosas de tu madre y yo, no tienen por que interesarte.  me contestó fríamente.
— Pero me afectan a mi…
Salí de ese hospital sin más decir, caminando hacia algún lugar, reflexioné.
¿Por qué no les había dicho lo del chico? ¿Por qué dije que me corté con una chapa? No fue, obviamente, para cubrir a ese chico, mas bien fue para evitar un mas sobreprotección de la que ya tenia. No quería que mi mama tome de una vez la maldita decisión de contratar un grandulón para que me siguiera a todos lados y no poder ni ir al cine sola.
Sin embargo, después de lo que pasó, mis padres parecen consideran rotundamente la idea del guarda espaldas.
¿Por qué no puedo ser una chica normal con padres normales?
No sé pero creo que cualquier chica con dos padres políticos pensaría como yo.
Mi mama, gobernadora y mi padre el presidente de la nación. ¿Genial no?
No, no es genial. Aunque por una parte pueda gozar de beneficios exclusivos, por otra tengo privarme de algunos como no poder ir al supermercado sin alguien que me vigile, según mi papa.

Luego de aparcar en el estacionamiento de mi casa, demasiado grande para tres personas que, dos de ellas, pasan la mayoría del tiempo fuera; Lo único que deseaba era tirarme en mi guarida solo a mirar el alto techo que tantas veces me había soportado, contemplándolo, al tiempo en que mi mente vagaba por algún lugar.

1 comentario:

aLucinada dijo...

Me gusta mucho tu blog. Sigue así :D
Postea pronto, te sigo.
Un abrazo :)

Primer premio :)

Primer premio :)